lunes, 23 de abril de 2018

Aquellos maravillosos años...

Así se refieren muchos al pasado, cuando la juventud acompañaba su cuerpo. Si ya hablamos de la infancia, esa patria tan cantada, ¡qué les vamos a contar! 

Severo Ochoa pasó sus siete primeros años de vida en Luarca, correteando por la casa de Villar, o entre las piedras y charcos de la playa de Portizuelo...

Germán Lorenzo Fernández Rodríguez (Gelo, para casi todos), además de ser profesor de Física y Química en nuestro IES, tiene como afición todo lo relacionado con la historia, y atesora documentos, imágenes y conocimientos que se han plasmado ya en varios libros sobre Luarca y su concejo.
Como luarqués y profesor, está encantado de formar parte de las actividades de homenaje al Nobel Severo Ochoa, y nosotros mucho más de poder contar con él.

D. Germán Lorenzo Fernández (Gelo), con el grabado del Proyecto Severo Ochoa: la emoción de descubrir que le fue entregado por el director del IES, D. José Ignacio Nieto García.

Nos acompañaron en la charla un grupo de residentes de Abhal y, con el salón de actos lleno (205 asientos hay en la sala), el silencio de los "escuchantes" fue la mejor señal de  lo mucho que interesó la irónica y brillante disertación de Gelo, conocedor como pocos de la historia reciente luarquesa.

Residentes de Abhal, público en general y alumnos del IES durante la ponencia.

Con una elección perfecta de imágenes agrupadas por temáticas (transportes, educación, población, fiestas etc.), los más mayores y los todavía adolescentes se acercaron a la Luarca por la que correteaba el niño Ochoa, pudiendo así valorar cómo se ha ido transformando a lo largo del siglo XX.


Un momento de la charla

Gracias, Gelo, y enhorabuena.